twitt-me

domingo, 21 de junio de 2015

No ha mucho que comencé a creer que desenmarañaba los hilos de la realidad refleja que me rodea. A mis más de cuarenta aparecía ante mí la imagen de un rompecabezas inmenso, de repente y a veces ordenado. Así pensaba que era la vida. Ahora lo entiendo, me dije, cuando quizá ya sea tarde para retomar los caminos. Ahora lo veo, que seguro que ya prácticamente no quedan cirios ante mí que iluminen la senda. Ahora, ¿qué hacer con el corazón?

PaperBlog'ME