twitt-me

domingo, 11 de diciembre de 2016

uNA vEz ME dIERON


Invierno en la esquina

Envuelta en una luz que no ilumina, blanca
Luz que no brilla
Pienso en las ironías de la vida
En que he sentido que estaba cerca y ni siquiera se vislumbraba aquello que quería y quiero y sigo queriendo
Él, que se ha ido sin irse
Que está sin serse
Quizá el deseo haya trastornado mis sentidos
Y ahora que abro los ojos veo y no quiero
Pero debo querer para poder volver a ver
Volver a vibrar, a mirar con la intensidad de la que un día fui capaz
cuando un hombre pasó el puente azul que había entre sus pupilas y las mías
Él, que se fue sin irse
Que ha vuelto y aún no está
Tejió un velo secreto que me enmaraña, cabeza, corazón, cuerpo
Vuelve, vuelve para labrar la tierra seca de mis entrañas,
Vuelve y quédate.

viernes, 4 de noviembre de 2016

Al compás de la nieve se enfría la cama. Lejos queda el pulso del otro, del cuerpo casi amado, al otro lado de un imaginario puente que ya no cruzaré. Aprieta con su mano la mía, estruja mi pecho en el más profundo de sus sueños, se aleja en la tormenta de una pesadilla química, como barco que ha soltado amarras, adentrándose en la oscura mar. Creo que fui dichosa. Ahora ya no sé si lo soy. Quizá mañana. Siempre nos quedará mañana.

jueves, 20 de octubre de 2016

21 de octubre de 2012

Hace casi dos meses escribí un poema a quien aún no termino de conocer, pero que resultó premonitorio: apoyo mi mejilla en su pecho, que es de otro y es el sin embargo esperado, lo chupo, lo muerdo, lo devoro, a él que no es él pero sí. Su cama es mi infinito, pero entonces ni lo imaginaba.
Extraño extraño azar.

martes, 18 de octubre de 2016

Día de Poniente | Epílogo: Varsovia, 17 de octubre, entrada la noche

Dijo:
 

"Esta es mi casa. Sé bienvenido. Entra.
Sus muros vibran en azul y sal.
No hay habitación que el sol no haya refrescado, 

ni patio que el poniente no blanquee.
Pasa.
Abre las ventanas.
Recuéstate en ese rincón, que te meza el agua y su murmullo de plata.
Quédate."
 

Él entró.
Abrió las ventanas. Una a una.
Una suave brisa iluminó la estancia.
Dejó que el fresco le arrullara.

Y decidió olvidar la marcha para mañana.
O para cuando pasaran otros mañanas.
 

De esto ya hace mucho.

*** 

Amarillea el cielo.
Arrecia un viento cuyo nombre desconozco.
Ya no hay sol;
tampoco blanquean las esquinas de estos patios angostos.
Todo lo domina un gris continuo, como de aliento que desfallece.
Bloques y bloques de colores que me son ajenos se multiplican,
se superponen a la quebrada línea del horizonte, rota por ese centro que es de hormigón, cemento y hierro.
Ha vuelto el frío.
Y ayer, hoy, ayer,
ayer, qué sé yo,
él también se fue.

sábado, 1 de octubre de 2016

Cuando no sabía

Arriba algo se anda cocinando solo para mí.
Solo para mí.
¿Qué será, será? ¿Quién será, será?
Él, que abrió las puertas de mi desvencijado corazón, se fue,
no sé dónde está.
Otro distinto ha llegado, inesperado.
Quédate

lunes, 19 de septiembre de 2016

A un día del emplazo

Anhelos de una mar en calma, de un dia claro, tranquilo.
En mi interior, sin embargo, estalló hace tiempo la tormenta, cielos negros preñados de nubes, cambiantes como la ciudad por donde discurren mis pasos, con fondos de un naranja intenso.
Hoy ha llovido, gris el día, gris el aire, todo pesado y gris.
Se marcha el verano. Se avecina el frío, que ya agarrota mis manos. Pero no el corazón, que sigue rojo y caliente, palpitante de pura vida, más vida porque ahora es más sentida, más mía. Solo mía.
Quiero tiempo.
Más. Todo.

jueves, 15 de septiembre de 2016

Varsovia de fiesta

Que en las noches perciba mi ausencia entre las sombras que lo habitan
Que sepa que falto, que me he ido, que ya no estoy
Eso quiero

viernes, 26 de agosto de 2016

Al inesperado, al que no era

En la distancia del tiempo me pienso
apoyada mi mejilla contra tu pecho
corre el vino entre nosotros
traspasa los cuerpos
mancha de vida tu cara y la mía
llega a mi boca
mi mejilla apoyada sobre tu pecho
contra tu pecho
en tu pecho
que muerdo, que chupo, que devoro
vino que es verdad y vida y sol
en un mundo tan alejado
se hace un universo en una cama
una cama que es eterna
un eterno infinito

sábado, 20 de agosto de 2016

Vuelve el calor a la ciudad donde paseo mis pensamientos, ahogo mis obligaciones y mis prisas, fluye mi vida y las de quienes me acompañan en el camino. Vuelve el calor y con él cierta esperanza: de que se alargue la vista, de que se equilibre el destino, de que estalle el futuro, ya, por fin.

sábado, 2 de julio de 2016

Decidirse a cambiar requiere de una fuerza interior enorme.
Llevo tantos comienzos que a veces creo que jamás saldré de la casilla de salida, tonta de mí. Como si eso implicase que no existiera la de llegada, lo quiera o no.

viernes, 27 de mayo de 2016

Impredicible aunque determinada

Sola, a veces acompañada
Chispazos de luz entre la tormenta
Sudor dulce que se agría
Amarga
En el recuerdo

viernes, 25 de marzo de 2016

Marzo del 16

Yermo corazón solo
Quedó Polifemo
aunque yo no soy Odiseo y fui devorada

Tuve su rostro frente a frente,
Sin más frontera que el límite de su mirada,
y no supe huir


Polifemo escupe los restos.
Yermo corazón solo,
carne insípida de mí que ya no son un yo completo.


Desde sus tripas los ácidos me carcomen.
Pero yo no soy Odiseo, 
y no quise huir.

domingo, 20 de marzo de 2016

Vino una primavera gélida para helar los cuerpos que una vez se entrelazaron

Amor o no amor de otoño e invierno

Hoy se cumplió otro emplazo que hacía tiempo que temía

Ha amanecido niebla en un corazón yermo

Solo

Hoy

miércoles, 2 de marzo de 2016


Isla

Mi Barataria feroz, ¿dónde estás?
¿Acaso se transparentan tus coordenadas, se deshacen como hilos de un telar anciano?
Isla, ¿dónde te fuiste?

domingo, 21 de febrero de 2016

In flammis

Huérfanas de sur Miles de larvas translúcidas a golpes en los intestinos de esta ciudad que podría ser cualquiera, aquella tal vez, pero es esta Hormiguitas casi ciegas, casi sordas
A tientas avanzan por los túneles de cemento que todo lo carcomen

Insensatas 

Piensan que saben su destino
Creen que conocen el rumbo exacto que tomará su existencia
Palpitadas por un corazón de piedra tallada, de acero y hierro de sangre, de sudor y olvido

Qué absurdas

Ajena, miro:

Abajo, la flama incendia las calles, se desdibujan los límites La marabunta, asfixiada, ruge queda 

Arriba oscurece el cielo 
Negras nubes de castigo se avecinan
Todo lo engullirá el agua, purificadora

sábado, 20 de febrero de 2016

Un fantastique derrière

Hasta entonces ignoto
Desconocedor desconocido
Jamás hollado
Ahora
Ahora 
Ahora
Des-cubierto

miércoles, 17 de febrero de 2016

Em desitja

Me desea
Él me desea
Y a su vera se vuelven mis besos merodeadores de su boca
Me desea
Él me desea

domingo, 17 de enero de 2016

Madrugada nival

Algo se mueve en el fondo del ojo
Cielo naranja y baile pendular de gaviotas enloquecidas en la llanura
Ansiosas 

Me preguntan dónde queda el mar
Anaglifo de pesadilla en tonos coral y blanco
Invierno polaco

Loca en el gueto yo también

PaperBlog'ME