Vuelve el calor a la ciudad donde paseo mis pensamientos, ahogo mis obligaciones y mis prisas, fluye mi vida y las de quienes me acompañan en el camino. Vuelve el calor y con él cierta esperanza: de que se alargue la vista, de que se equilibre el destino, de que estalle el futuro, ya, por fin.

Entradas populares